Cambiar, soltar, evolucionar…

Cambia, todo cambia, como dice Mercedes Sosa. El cambio en la vida del ser humano es inevitable, hay un ciclo de vida que termina con la muerte. Pero, mientras vivimos hay pasos que debemos dar, decisiones que tomar, saltos que dar y cosas, situaciones y personas que soltar.

Todo lo que comprometa las emociones y la mente del ser humano es complejo, más cuando hay momentos, personas o situaciones que nos es difícil dejar. De allí que en ocasiones prefiramos negarnos al cambio y quedar en el dolor, en la zona de confort o como sea el caso.

El punto es, que como dice el siguiente cuento zen, no se puede recibir si no se suelta, se vacía, se pasa la página. Así que lo que pretendo es motivarte a buscar en tu interior ese motor que te impulse a seguir adelante, y pensar en cada una de las áreas de tu vida, trabajar en cada una de ellas, para que cuando una falle las otras te puedan dar el apoyo para volver a empezar, a construir. (Trabajo, amigos, pareja, familia, entorno social, espiritualidad)

La taza vacía

Cuento Zen

Según una vieja leyenda, un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se presenta a éste, contándole de todos los títulos y aprendizajes que ha obtenido en años de sacrificados y largos estudios.

Después de tan sesuda presentación, le explica que ha venido a verlo para que le enseñe los secretos del conocimiento Zen. Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.

Aparentemente distraído, sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continúa vertiendo té aún después de que la taza está llena. Consternado, el guerrero le advierte al maestro que la taza ya está llena, y que el té se escurre por la mesa.

El maestro le responde con tranquilidad “Exactamente señor. Usted ya viene con la taza llena, ¿cómo podría usted aprender algo?
Ante la expresión incrédula del guerrero el maestro enfatizó: “A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada”

 

Aquí algunos videos referentes:

http://ow.ly/tffyK

http://ow.ly/tffCf 

http://ow.ly/tffFw

Técnica de ventilación emocional

¿Qué es la Ventilación Emocional?
 
No es más que la expresión de las emociones que nos oprimen. Una frase que la define muy bien y que ya os he hablado de ella en otras ocasiones es EMOCIONES EXPRESADAS, EMOCIONES SUPERADAS.
 
Con la Ventilación Emocional lo que conseguimos es que esas emociones que nos hacen sentir mal no se queden enclaustradas dentro nuestro.
 
Una emoción no canalizada favorece la aparición de malestar físico (dolores tensionales, cardiovasculares, musculares, etc.). Al poner en práctica la Ventilación Emocional conseguimos aligerar esa carga y el malestar se va disminuyendo hasta conseguir convertirlo en bienestar.
 
Muchos de mis pacientes al principio son reacios a expresarse emocionalmente ya que se sienten desprotegidos, vulnerables ante mí. No quieren que yo pueda descubrir sus puntos débiles, pero cuan equivocados están, porque precisamente el liberar todo este conjunto de emociones negativas, que los tienen limitados en su vida diaria, es lo que luego, con el paso de las sesiones, les abre la puerta al camino del bienestar físico y mental.
 
¿Cómo podemos aplicar la Ventilación Emocional?
 
La forma de aplicar esta técnica es muy diversa, lo ideal es que uno muestre sus emociones con cualquier persona que considere que lo puede entender y a la vez le sirva como una descarga, pero la realidad es que no siempre tenemos a mano a esa persona amiga que nos pueda ayudar como interlocutor, o bien tenemos miedo de expresarnos libremente por temor a ser juzgados. Por ello os recomiendo asistir a un Especialista de las Emociones, que no sólo va a escucharos activamente sobre lo que os pasa, sino que os va a enseñar técnicas para que podáis favorecer esta Ventilación Emocional que nos ocupa y a la vez ahondar en lo sucedido ayudándoos a organizar vuestras emociones de manera que entendáis el porqué os sentís así.
 
La Ventilación Emocional la podéis hacer de manera verbal, es decir mediante un diálogo, pero también de manera escrita, tal y como yo hago en mis Terapias Online. El escribir sobre las emociones no sólo ayuda a la ventilación de las mismas, sino que ayuda al razonamiento de lo que nos pasa, ya que se tiene que hacer el esfuerzo de expresarlo por escrito, y nos sirve de guía para otras ocasiones en las que nos encontremos en la misma situación. Al fin y al cabo ¿cuántos de nosotros no hemos escrito diarios en nuestra vida?, los diarios no son más que eso, una “Ventilación Emocional”.
 
Animaros a expresar vuestras emociones porque veréis lo beneficioso que es para vosotros mismos y como mejora vuestra relación con los demás.
 
CIARA MOLINA
 
Psicóloga Cognitivo-Conductual especialista en Gestión Emocional

Leer más: http://www.psicologaemocional.com/news/tecnica-de-la-ventilacion-emocional/

El mejor pretexto para abrazar!!

¿Te has detenido a pensar lo importante que es un abrazo? ¿Los beneficios a nivel salud que te puede brindar? ¿Hace cuánto no te abrazan o abrazas a alguien? Vivimos tan acelerados, el día a día cada vez va más rápido, al mismo tiempo estamos más  estresados y nos volvemos más fríos y superficiales. No nos detenemos a  pensar en pequeñas costumbres o tradiciones que estamos perdiendo. Y qué decir de tanta mala noticia que escuchamos a diario en todos los  medios; esto hace que nuestro entorno  se vuelva muy negativo.

Empecemos por pensar ¿qué es un abrazo?; abrazar es un verbo que hace referencia a estrechar entre los brazos o ceñir con los brazos, se  refiere a un tipo de saludo o una muestra de cariño. Los abrazos pueden  ser de distintos tipos y duración variable.

El afecto y el cariño, al igual que el agua y el alimento, son necesidades fundamentales para el ser humano. Investigaciones han demostrado que el contacto o estimulación física son 100%  necesarias para nuestro bienestar emocional y físico. El tacto  hoy en día es usado para reducir la depresión, ansiedad, el dolor,  incluso puede aumentar el deseo de vivir del paciente, y a los bebés  prematuros que están en incubadora, logra ayudarles a crecer y  prosperar.

De hecho, existe una terapia conocida como Abrazoterapia, que busca redescubrir la importancia del abrazo como la necesidad vital que todos tenemos de amar y sentirnos amados. En el acto del abrazo, no solamente actúa la oxitocina, también se activa en el cerebro la  liberación de serotonina y dopamina, de ahí la maravillosa sensación de  bienestar, armonía y plenitud, que el mágico momento de un abrazo nos  regala.

Aquí algunos de los beneficios que nos pueden brindar los abrazos, que por cierto, son de efecto inmediato:

  • Facilita los desbloqueos físicos y emocionales.
  • Nos rescata de la soledad y el aislamiento.
  • Nos hace sentir mejor con nosotros mismos y nuestro alrededor.
  • Favorecen una comunicación afectiva entre nosotros y la otra persona.
  • Despiertan la creatividad.
  • Promueven una actitud positiva ante la vida.
  • Elevan nuestra autoestima.
  • Devuelven la ilusión, la alegría y el buen humor.
  • Protegen a nuestro niño interior.
  • Estimulan la gratitud.
  • Retrasan el envejecimiento.
  • Es una medicina adecuada para aliviar problemas físicos y emocionales.
  • Ayudan a alejar el miedo.
  • Ayudan con el problema de insomnio.
  • El abrazo es portátil, gratis y no requiere de maquinaria especial para practicarlo.

Los abrazos además te dan:

  • Seguridad: independientemente de nuestra edad y a lo que nos dediquemos, necesitamos sentirnos seguros para abrirnos paso en la vida.
  • Confianza: nos pueden dar ese empujón cuando el miedo se apodera de nosotros ante ciertas circunstancias que la vida nos presenta.
  • Fortaleza: cuando logramos transmitir energía con un abrazo, también estamos incrementando nuestra propia fuerza.
  • Salud: el contacto físico mediante un abrazo es capaz de sanar problemas menores.
  • Autovaloración: el reconocimiento de que valemos es la base de toda satisfacción y éxito en la vida.

 

Recuerda… ¡tú generas el cambio!

Tomado de: http://co.mujer.yahoo.com/el-mejor-pretexto-para-abrazar.html

A tí mujer!!!!

“Imagina que vives sin miedo a tomar el riesgo de explorar la vida. 

No tienes nada que perder; sin miedo a estar viva en el mundo y sin

miedo a morir.

Imagina que te amas a ti misma tal y como eres, que amas a tu

cuerpo tal y como es y a tus sentimientos tal y como son.

Saber que eres perfecta justo como eres..”

Intro. De ti, Camila

La criticona que llevamos dentro

Uno de los grandes aprendizajes que nos da la terapia, es que nos enseña a dejar de luchar contra lo que sentimos y lo que pensamos para poder aceptarnos tal cual somos y vivir con más libertad. Lejos de ser una tarea fácil, el trabajo de la conciencia requiere un esfuerzo constante para descubrir nuestra propia complejidad. No somos de una sola manera, así como tenemos fortalezas también tenemos miedos, así como reaccionamos de una forma ante una situación, a la semana siguiente podemos reaccionar de otra.Esa complejidad que nos constituye se manifiesta a través de distintas voces que habitan en nuestro interior; a veces nos hablamos con dulzura, a veces de manera burlona o impositiva, defensora o conciliadora, racionalista o fantasiosa. Y entre todas esas voces hay una que habla demasiado: la criticona. Cuando aparece de manera oportuna, nos ayuda a que las cosas tomen su justa dimensión, pero cuando se le pasa la mano y opaca al resto de las voces, boicotea nuestros proyectos e impide reconocer el valor de nuestros logros y acciones.

 

Es inútil hacerlas callar o desaparecerlas: cada una de las voces de nuestro diálogo interior tiene una función importante. Lo que sí podemos hacer es aprender a vivir con ellas, de ahí la importancia del trabajo de la conciencia; ésta funciona como un moderador que sabe otorgar la palabra a una y cortar a la que no está aportando soluciones, sino alimentando los miedos, la ira o la frustración.

Particularmente, la criticona que llevamos dentro está muy atenta a cada paso que damos. Apenas alguien nos hace un cumplido sobre un platillo, esta voz toma la palabra: “Nada de eso, quedó horrible”. A veces tiene razón, pero no puede tenerla todo el tiempo. Dejar que la criticona dicte las reglas de nuestro día a día, es perder la capacidad de disfrutar, de fluir y de recibir.

Moderar a la criticona interior no significa ponerle un bozal, sino aprender a vivir con ella y redirigir su energía.

Identifica cuando no está aportando nada. Una manera de saberlo es preguntarse: “Si tuviera diez años, ¿sería tan duro conmigo mismo?”.

Cambia el enfoque, amplía la mirada. Una situación difícil solo es un momento, un capítulo, una escena de esa larga obra de arte que es tu vida.

Concéntrate en lo positivo. La cultura en la que vivimos nos ha inculcado una idea simplista sobre el éxito y la aceptación: quien comete un error es un fracasado, quien no es “perfecto” es rechazado. Pero esta idea, además de hacernos sentir miserables, alimenta el lado destructor de nuestra criticona interior. En vez de alimentarla con sentimientos de fracaso, habla contigo mismo y piensa: No hay errores, sólo aprendizajes.

Date crédito. Si la vida te plantea un obstáculo, es porque tienes la capacidad de resolverlo. En lugar de hacerle caso a tu criticona interior (que suele decir cosas como “Siempre has sido mediocre, no podrás con esto”), piensa que si la vida te pone un reto de ese tamaño, es que ha llegado el momento de usar o desarrollar habilidades que han estado escondidas.

¿Y tú, cómo lidias con tu criticona interior?

Por: Luza Alvarado

http://mx.mujer.yahoo.com/blogs/pasionaria/la-criticona-que-llevamos-dentro-155517504.html